Detener la caza de leones en Sukuma, en Tanzania occidental

Lugar: Tanzania
Beneficiaria: Emily Fitzherbert

La bióloga Emily Fitzherbert ha dedicado toda su carrera a estudiar la interacción entre humanos y vida salvaje en un mundo en vías de desarrollo, así como a la creación de soluciones innovadoras y factibles para los conflictos que surgen de dichas interacciones.

En muchos lugares de África, se mata a los leones que cazan al ganado mal protegido, pero en el Parque Nacional de Katavi existe una alarmante novedad: la manipulación de la tradición cultural.

Las investigaciones de Fitzherbert han demostrado que las tradiciones culturales de los pequeños ganaderos de Sukuma que viven en torno a Katavi han sido tergiversadas para incentivar las matanzas de leones para beneficio personal. En la cultura de Sukuma, como en la de muchas otras comunidades del este de África, existe una tradición según la cual los cazadores de leones visitan a los ganaderos, realizan la “danza del león” y se les recompensa por evitar la depredación de sus preciados rebaños. En los últimos años, algunos hombres se han aventurado en el parque nacional para matar a un león y poder ganarse estos regalos, pese a que no se habían producido pérdidas de ganado. Afortunadamente, los miembros de la comunidad local han comenzado a dejar de otorgar recompensas a estos bailarines farsantes.

La campaña de WASIMA (“Watu, Simba na Mazingira”, es decir, “Personas, Leones y Medio Ambiente”), con el apoyo de la iniciativa para la conservación de grandes felinos (Big Cats Initiative), quiere fortalecer a nivel comunitario estas acciones contra las matanzas ilegales de leones en Tanzania occidental. WASIMA trabaja con comunidades locales y con la Sungusungu (una institución de supervisión del gobierno local) para introducir nuevos reglamentos en las aldeas, aumentar el conocimiento medioambiental y fortalecer la vigilancia policial de los cazadores de leones y de quienes les recompensan.