El milagro del guepardo

Sibella, una hembra de leopardo nacida en la región noroccidental de Sudáfrica, estuvo a punto de morir a manos de unos cazadores pero tuvo la suerte de ser rescatada por la fundación De Wildt Cheetah.